Aroma LECHE DE BURRA Ver más grande

aroma LECHE DE BURRA

Nuevo

PASTILLAS DE LECHE DE BURRA
Algunos nunca dejamos de ser niños...
¿Recuerdas aquellas sabrosas golosinas?
Unos dulces únicos y adictivos de principios del siglo veinte que vendían a granel en los puestos callejeros, junto a las pipas y los altramuces... Eran las deliciosas pastillas de leche de burra.

Más detalles

Al comprar este producto puede obtener hasta 1 punto de fidelidad. Su carrito totalizará 1 punto de fidelidad que se puede(n) transformar en un cupón de descuento de 1,00 €.


6,50 €

Ficha técnica

ComposiciónExtractos , aromatizantes y saborizantes hidrosolubles
MaterialesFrasco de vidrio sodocálcico, tapón con cuentagotas, precinto y packaging individual.
Dilución sugerida15%
Maceración recomendada40 días
Información adicionalNuestros productos no contienen nicotina. Si usted lo prefiere con nicotina, deberá agregarla o utilizar alguno de los nicokits existentes en el mercado. Si tiene alguna duda, utilice el formulario de consulta de esta web.

Más información

REVISIONES:

Vapeo Atelier

OPINIONES

-...LECHE DE BURRA , que tiempos aquellos ... , me recuerda mucho a tiempos pasados yo soy de esa época. No tengo muy claro a que sabe, pero parece mezcla de todo un poco, mantequilla, cacao, leche, vainilla...
Esta muy bueno y me ha recordado mucho a tiempos pasados, donde los caramelos eran un lujo y esto era lo maximo a que podiamos aspirar los niños de mi época.
TONY-TONY

-...LECHE DE BURRA. Hablar de este aroma es retrotraerme a la infancia, a recuerdos muy lejanos, pero buenos y divertidos. Un buen número de vapers no podrá disfrutar de este sabor al completo, porque mucho de lo que hay en él, se basa en referencias hoy perdidas.
Las pastillas de leche de burra, fue una golosina muy popular en los años 60, no sé exactamente cuándo se dejaron de vender ni el origen de las mismas. En España parece ser, que empezaron a aparecer a primeros del siglo XX, empezándose a vender en farmacias. Pero mi recuerdo es de cuando era muy crio, no llegaría a tener 10 años cuando comprábamos en el quiosco estas pastillas, envueltas en papel de celofán,  formando un cilindro con las diez o doce pastillas que no eran mucho más grandes que las aspirinas y que creo recordar costaban una peseta. Recuerdo que su textura era ligeramente terrosa, de color blanco y su sabor se podía comparar con el de un caramelo de nata.
Es difícil decir con certeza, que este aroma del que os hablo hoy sea un fiel reflejo de aquella golosina, lo que si os puedo decir que el nombre y el olor del mismo me ha evocado unos gratísimos recuerdos. Sin duda para los vapers de cierta edad, es toda una experiencia vapear esta “leche de burra”.
Vapeo Atelier

Accesorios